Saturday, October 24, 2009

COQUETA EN SANDALIAS DE TACONES

Serie: ESTAS COSAS SOLO ME PASAN A MI! 



COQUETA EN SANDALIAS DE TACONES


Era el dia de mi primera reunion de empleados (staff meeting).  Yo trabajaba para un programa de desarrollo infantil de una agencia grande en la ciudad y mi posicion era de supervisora de un equipo que se comformaba de 8 maestras, 21 niños, 21 familias y el trabajo en conjunto con otras ramas tales como terapistas, especialistas, medicos, educadores, administradores, recursos humanos, etc.  


Mis responsabilidades eran varias y por tal razon  durante los dias de trabajo procuraba vestir de un modo profesional pero comodo.  Soy de las que creo que la vestimenta, “si, hace al monje”.  Osea, que de la manera en que luzcas y te proyectes dice mucho de tu calidad profesional y hasta personal.


Cuando se trabaja con niños cualquier emergencia puede surgir y es bien importante estar listo y prevenido, por lo tanto mis vestidos (business suits) eran de pantalones, colores oscuros y zapatos bajitos, para enfrentarme a las diversiones de actividades con pintura y manitas que me tocaban (la ropa) para llamar mi atencion, bebes que lloraban porque le salian sus dientes y al abrazarlos te dejaban todas sus babas y mocos en la blusa. Alarmas de fuego (fire drills) en donde tenias que supervisar todo sin que quedara ni un solo niño, maestras, o familias en el edificio, mientras ayudaba a rodar una cuna de emergencia con hasta 5 babies en ella para llevarlos a la zona de seguridad. Y ni se diga la montaña que tenia que subir cada vez que tenia que llevar papeleria a recursos humanos, o para reuniones en otros edificios del campus, y el sube y baja constante a las oficinas y almacenes de “supply”.


Fue por eso que decidi; que ese primer dia de reunion de empleados que estaba cerrado para los clientes, osea los niños, sus familias y demas ramas de contacto; ir vestida con un traje y unos tacones.  Talvez queria impresionar (era la primera reunion), mantener mi ‘status’ de Coqueta, verme diferente a lo cotidiano, verme a la altura de mi puesto...pero se que simplemente iba a ser un dia de negocios mas relajado.


Me mire al espejo por ultima vez, tenia un traje coqueto pero conservador, con mangas, sin escotes, y hasta la rodilla, accesorios diminutos y sofisticados para el buen gusto, cabellos sueltos, y ahh! mis bellas sandalias de tacones que me habia comprado en mi ultimo viaje a Miami.


Llego hasta mi lugar de trabajo, me estacione al cruzar la calle del edificio.  Me sentia tan chevere, estaba soleado, privamera a flor de piel, cierro el carro y procedo a cruzar la calle.  Espere para que me dieran paso, pero nada, cuando pude, cruce con toda la coqueteria que me distingue, cual modelo de pasarela hasta la “isla” que dividia los dos trayectos de la avenida.


Mi mirada ya estaba pendiente a los carros que venian del lado opuesto (safety first) pero note que un hombre en una SUV venia bien lento.  Yo no sabia si tirarme a cruzar o esperar a que me diera paso.  El ya me habia visto desde que habia cruzado el primer pedazo de la avenida.  


Pues lentamente llega hasta donde yo estoy, y yo me dije entre si, este lo que quiere ver es mi sandungueo y eso es lo que le voy a dar.  Estando en la “isla”, de la aveniada, que es como una pequeña ascera divisoria procedo a bajar mi hermo pie derecho con mi sandalia nueva de tacones.


Bendita las Santas Diosas de la Belleza, mi sandalia se ha movido fuera de mi hermoso pie y cuando lo coloque en la calle hizo que se me doblara el pie a punto de casi caerme de cara, justo enfrente de este caballero que me estaba dando el paso para cruzar, y a saber que otros espectadores.


Fue cuando entonces comenzo mi lucha salvaje por la defensa de de mi dignidad y en defensa de la representacion del coqueteo, yo no me queria caer en la brea, me algopearia, me dañaria la piel, mi hermoso traje de negocios, mis uñas, mi cabello, oh, dios, de donde me agarro?!!!.


No habia de donde agarrarse, estoy en medio de la calle, y he comenzado a tambaliarme de tal forma que parecia que tenia un ataque epileptico combinado con un tic nervioso masivo corporal.  Estoy entre la lucha por el balance y el que no se me saliera la sandalia que ya estaba enredada entre medio de mis hermosos deditos de los pies con un pedi-cure brutal, continue asi atravez del el trayecto de el resto de la avenida, con un tumbao de esos que llevan las dementes con carritos de supermercado llenos de sus pertenencias.  Ya no iba erguida como modelo, iba toda doblada, encurvada, desmangada, fue una lucha atroz por no caerme que al llegar justo a un carro que estaba estacionado al cruzar me tire sobre el como si fuera un salvavidas que me cayo del cielo.


Mi dignidad de modelo de pasarela estaba atrofiada, y yo no queria ni mirar en direccion del caballero que me dio el paso, quien aun seguia ahi.  Pues dije, ni modo, me muero por la curiosidad de ver su reaccion.  Cuando lo mire, el estaba con una cara de “que te paso”, y yo con una cara de asustada desmarañada y le hice un gesto de gracias y lo siento mucho, por no haberle dado el show que el esperaba.  


Luego del susto y de sentirme algo triunfadora ya que logre no caerme en medio de la avenida, me dio un ataque de risa masivo mientras ya sujetada del carro estacionado me saque la sandalia y me la acomode como iba.  Aun el caballero estaba ahi, formando un tapon y le estaban tocando bocina, volvi a mirarlo mientras me reia sin compasion y este se comenzo a reir a carcajadas, apuntandome con el dedo, un dedo que parecia magico, ya que logro borrarme totalmente y en fracciones de segundos mis carcajadas y mi sonrisa plena de mi rostro.  Aqui fue cuando lo mire mal y en mi mente le dije la palabra que comienza con C y termina con N y comenze mi camino para entrar al edificio.


Retome mi dignidad modelistica y continue a mi reunion en donde todos me encontraron regia.  Si mis compañeros supieran, con una sonrisa tenue  en mi rostro, pense.  


Leccion aprendida: cuando compre sandalias de tacos super altos y finos, tengo que comprar un tamaño mas pequeño para que queden ajustadas, pude haber dañado mi tobillo.


Coqueta

1 comment:

Angeles said...

Muy buen blog! Qué hermosas sandalia, súper finas. Sabes dónde pueden comprarse. Aprovecho y os dejo un sitio de zapatos y sandalias que espero os guste!

Felicitaciones