Tuesday, March 2, 2010

JUZGANDO POR MI CONDICION


Llegue de trabajar y mientras me aflojaba mi corbata entre a la sala de la casa.  Cerre la puerta detras de mi con la suavidad del que no quiere anunciarse.  Recorri con mis ojos a ver si la veia pero me di cuenta que se escuchaba “Caso Cerrado” desde la habitacion.


No sabia que habian 50 pasos desde la puerta de entrada hasta nuestra habitacion pero ayer, mi culpabilidad llego a contarlos con el miedo de ser cuestionado por verdades.  Abri la puerta lentamente y alli estaba ella, como una diosa, aun con su traje de negocios, sus tacones en el suelo junto a la cama, y sus prendas sobre la mesa de noche, recien llegada de trabajar.  Cerre esta segunda puerta con toda lentitud mientras no le quitaba los ojos y miraba su abundante melena, que tanto me gusta, como se la habia puesto sobre su hombro derecho.  Que linda es mi esposa, comenze a pensar mientras caminaba a paso lento hacia el reclinador en donde estaba sentada mientras miraba la television.  Me estaba ignorando, tenia cara larga y una energia tan pesada que me daba dificultad aproximarme a ella, pero lo hice, y la bese en su mejilla derecha.  Como estas, le pregunte en voz baja, “super bien, como siempre” ella me respondio; su respuesta fue como un bataso sobre mi nuca, mientras, ella no movio sus ojos de su programa favorito, y no me correspondio el beso.  


Me vire hacia la tele a mirar como un idiota el caso que se estaba discutiendo sobre un marido infiel, mejor ni comento, a la vez que mi cuerpo completo parecia titubiar sin control.  No sabia que decir, como actuar, pero tenia que moverme.  Fui hasta el ropero y saque una sudadera y comenze a desvestirme justo al lado de ella mientras ella seguia mirando la tele como si yo no estuviera ahi.  


Me comenzo la perce, sabra algo, me habra revisado el celular mientras duermo, se que es capaz de romper los codigos de mi laptop, talvez entro en ella, le habra contado alguien, tendra un detective privado, me espia durante las horas de trabajo, tendra contactos que me rodean, me estara traicionando algun compañero de trabajo, se habra dado cuenta cuando me meto al internet desde mi celular cada vez que salgo al patio a fumar, o voy al baño, me llegaba a el pensamiento tantas ideas que pudieran justificar la actitud apropiada de mi mujer en esta noche.  


Comenze a sentir mis manos que me iban sudando y tornando frias de solo pensar que ella me comenzara a cuestionar, no sabria que decirle.  De seguro actuaria enfurecido y me pondria de nuevo mi ropa y me iria a la calle, bueno, a llamar por celular, ah__.  Talvez me pondria a hacer ejercicios, bañarme y acostarme aparentando que fui ofendido.  Soy incapaz de decir la verdad y esta doble vida me consume.


Y si fuera ella, mierda, me da rabia de pensar que estuviese con otro, haciendo todo lo que ella sabe hacer en ese mundo sexual en donde se desenvuelve con la mas alta presicion.  Nah, ya, ya, ya, parale, parale conciencia, para, para ya!


Maldita sea, maldita sea, creo que no me sentiria tan culpable ante la presencia de Dios en el juicio final y esta mujer en su silencio y actitud me tienen ya encarcelado, enjuiciado y sentenciado.

Coqueta


“El hombre que no sabe lo que quiere, no se merece lo que tiene.Tomado de 12 Corazones

2 comments:

El Guagüero de NYC said...

Dicen que uno obtiene lo que se merece.

Coqueta said...

Mr Mel
Mmm, estoy meditando en lo que dice...
Creo que no aplica a muchos, por eso esta frase que me gusta; "yo no me lo merecia, pero que bueno que se acabo", o tambien; "talvez me lo meresco, pero no lo quiero-por eso me voy"
Cariños
Coqueta